Hampi

Com és normal a la Índia, vam arribar a Hampi amb dues hores de retard. Pràcticament no havia descansat, ja que el bus s’havia mogut moltíssim durant la nit i cada dos per tres tenia la sensació de caure del llit. Viatjàvem amb un sleeper bus, un bus amb llits. Tal qual. Llits tipus lliteres on es pot escollir  entre upper bed, lower bed, individual o shared i on cada llit té unes cortinetes per poder gaudir d’una mica més de privacitat. Això si, no inhibeixen el so i es pot sentir absolutament tot.

Devien ser cap a les dues de la matinada, quan em van obrir la meva cortineta i em van cridar a la cara alguna cosa que no vaig entendre. Mig adormida, espantada i desorientada, vaig treure el cap i l’Erika em va mirar i em va dir: ” I think he said toilet”.  Efectivament era la parada per anar al lavabo. Vam baixar i vam veure que el bus havia parat al mig de la carretera on hi havia un restaurant d’aquests de pel·lícula de terror. Hi havia una indicació petita que posava “toilet”, per si els turistes més despistats no sentien  la ferum que sortia de darrera el local. El lavabo era indian style: un forat a terra, una galleda d’aigua i molta, molta pudor. Però necessitava anar al lavabo, així que em vaig pujar els pantalons fins el genoll perquè la vora no em toques al terra i em vaig disposar a intentar no caure de cul dins el forat. Tot un èxit! Vam tornar al bus i caminant, a les fosques, pel caminet del lavabo, de sobte, la Minna va cridar “ohh shiiit, shiiiit!”, tot fent un salt enrere i agafant-nos pel braç. Havia vist alguna cosa i em vaig pensar que era una cobra per la reacció que havia tingut. Però va resultar ser una rata enorme i amb una cua exageradament llarga. Així que després d’haver pensat que era una cobra… la rata no em va semblar tant esgarrifosa…

“Hampi! Hampi!”. Em va despertar una veu estrident i amb un accent estrafolari i altre cop amb un ensurt, quan em va tornar a obrir, de sobte, les cortines de bat a bat i sense “trucar”. Finalment havíem arribat! Vam agafar les maletes i ens vam disposar a sortir. Va ser una sorpresa i un xoc alhora, trobar fora de la porta i gairebé dins l’autocar bloquejant la sortida, una onada de senyors amb mapes a les mans cridant:” Madame, Madame, rikshaw? Where to? Temple tour! Good price madame!”.  Hi devia haver uns vint homes. Sortir va ser tota una prova de paciència i una cursa d’obstacles (no exagero). Jo no m’ho podia creure. Si que es cert que a la sortida de l’aeroport de Goa el caos era intens, però aquí no ens deixaven ni sortir del tap que ells mateixos creaven. Va ser un moment força estressant per les tres.

Un cop fora vam anar buscar una guest house i ens hi vam instal·lar. Ens vam canviar de roba i vam anar a esmorzar. Vaig demanar un chocolate croissant i un milk coffe. És increïble la dimensió dels croissants a la Índia. Són com pans però en forma de croissant, això sí, estava boníssim. Amb la panxa plena, la dimensió que ens envoltava va agafar un altre color i ens vam preparar per anar a conèixer la zona on estàvem i buscar una guest house a l’altre costat del riu.

Hampi està dividit pel riu. El costat dels temples és des d’on s’arriba i és on hi havia l‘antic Bazar. És un costat una mica caòtic. L’altre costat del riu és el Virupapur Gaddi, on hi ha més oferta i és més tranquil.  Normalment quan et pregunten on estàs, dius: el costat dels temples o  el costat hippy/western, que és podria dir que és la part més occidental. A la part dels temples és on hi ha menys occidentals i més gent Índia, i on les noies, sobretot occidentals  i que no van tapades (pantaló curt, tiretes, pit descobert…), generen més expectació. El millor, per experiència personal, és tapar-se una mica, sinó al teu voltant es genera una expectació i curiositat que por arribar ser molesta. Ja que no només ets “blanca”, sinó que a més vas ensenyant. Però el més important, no és anar tapada per protegir-te (que és relatiu), sinó per respecte a la seva cultura i les seves tradicions, cosa que agraeixen moltíssim, sobretot les dones. A l’altre costat del riu, l’ambient és diferent i et pots permetre, si fa molta calor, anar amb tiretes.  Però no costa res tapar-se una miqueta, amb un mocador o amb una Kurti, per tenir un cert respecte cap a una cultura que no és la nostra. A més et protegeixes del sol!

Viatjant sola m’he vestit sempre com les dones de la Índia, amb la kurti i pantalons llargs. De fet, només viatjava amb la meva roba de ioga i amb la intenció de comprar-m’hi la roba. Ara bé, a Hampi, per exemple, anava amb una samarreta de tires que em cobria el pit i un mocador per sobre, per cobrir les espatlles, i pantalons llargs. El mocador no me’l vaig treure en tot el dia, tret quan estàvem soles. Però, sincerament vestir amb la seva roba, no només evita que et cremis i no passis tanta calor, sinó que per a ells és un signe de respecte cap a la seva cultura i ho agraeixen sincerament. A més, són de tots colors i molt boniques.

Després de caminar a ple sol pels dos costats del riu i conèixer una mica més on ens trobàvem, vam buscar un lloc per resguardar-nos de la calor i vam aprofitar per dinar. Un restaurant en un terrat i al costat del riu ens va cridar l’atenció i vam pujar. I vam escollir molt be el lloc, perquè ha sigut on he menjat el millor Malay Kofta de l’Índia. I n’he provat molts al llarg del viatge! A la tarda vam visitar el temple  de Virupaksha, vam sopar d’hora i vam anar a descansar. En Johannes ens havia escrit que venia a Hampi i al matí ens reuniríem amb ell per anar a fer ioga i buscar un lloc pels quatre.

A les 6 del matí ja estàvem en marxa amb les maletes altre cop a sobre i en direcció a l’altre costat del riu. Per sorpresa i per casualitat ens vam trobar en Johannes creuant el riu! Com que el nostre bus va anar amb retard, pensàvem que el d’ell també hi aniria, però el seu va arribar a l’hora. Així que vam creuar junts i vam anar directament a la classe de ioga.

La shala on vam practicar era fantàstica. Amb vistes als arrossars i amb la sortida de sol despuntant davant nostre mentre saludàvem al Sol. La classe va ser de Hatha, molt suau i amb molta consciència corporal, com a mi m’agrada. La vam gaudir moltíssim i el professor va compartir alguns “tricks” amb nosaltres per avançar en la postura. Ens va agradar tant que l’endemà hi vam tornar.

El dia va ser molt productiu. Vam llogar un tuk-tuk que ens va portar a visitar tots els temples. Vam començar per Hemakuta Templesel Krishna Temple, el Lakshimi Narasmiha i el  Badavi Lingam. Després vam anar a visitar el Temple de Hazarama, el Recinte de Zenana, els Banys de la Reina i el Mahanavami-diiba.  Vam fer una parada per dinar i per sortir del Sol, ja que no havíem parat, estàvem cansats, amb gana i una mica molests pel Sol. El nostre guia ens va portar a dinar a un Family restaurant, ple de gent local (molt bona senyal), on vam menjar un Thali ben picant, però molt bo. Després de dinar vam passejar per l’antic bazar, el Bazar Sule i ens vam encaminar, pel costat del riu, cap al Temple de Vittala, on hi ha el Carro de Vishnú.  Al vespre vam pujar al turó de Matanga on hi ha un temple i des d’on es veu la posta de sol amb Hampi descansant als seus peus. Un espectacle màgic.

En Lakshma, el nostre guia, ens havia dit que ens esperaria a baix, però quan vam baixar no hi era. Ens va sorprendre que un noi ens estigués esperant en nom d’ell i ens va comentar que el dia següent ja li pagaríem les 500 rúpies acordades a ell quan portés a l’Erika i la Minna a Hospet, tal com havien quedat. Que amable i atent! O això pensàvem…

Vam sopar tots junts. Al matí vam canviar de guest house, altre cop, ja que on estàvem no ens va agradar gens. Per sort vam trobar lloc a Sunny’s Guest House. El dia 13 hi havia el Holli i tots els llocs estaven reservats o plens. Vam tenir sort! Em quedava amb en Johannes, així que vam compartit habitació per estalviar una mica. Vam esmorzar i ens vam acomiadar de les nenes, que tornaven cap a Goa.

Va arribar el moment de de pagar en Lakshma i quan li vaig donar les 500 rúpies em va dir que no. Que eren 1500 rupies. Què? Li vaig dir que no era el que havíem acordat i ens va dir que 500 rupies era molt poc, que havia estat tot el dia amb nosaltres, bla, bla, bla. No vaig tenir cap problema en fer-lo callar i dir-li que era un mentider. Va dir que no volia res i que era igual, que els occidentals només miràvem pels diners i es va disposar a marxar. Em vaig ofendre moltíssim. El vaig aturar i li vaig dir que primer, era un mentider, que sabia que el que deia no era el que havíem acordat. També que jo tenia la consciència molt tranquil·la i li donava les 1500 rupies, no perquè creies que fos just o per demostrar-li alguna cosa, sinó perquè fes el que volgués amb elles. Al final pel mateix preu també va portar la Minna i l’Erika a Hospet. És cert que 500 rúpies són pocs diners, però un tracte és un tracte i quan has pactat un preu, aquell és el preu. Consell: per més amables que siguin, s’ha d’acordar bé el preu i pagar quan ja gairebé estiguis, així evites aquests tipus de “malentesos”.

Em vaig acomiadar de la Minna i l’Erika, després del moment de tensió amb el guia i em vaig anar a reunir amb en Johannes a l’altre costat del riu. Mentre creuava, les llàgrimes varen fer acte de presència. Els comiats no m’agraden i menys quan en tant poc temps crees vincles tant grans, que sembla que us coneguéssiu de tota la vida, com amb aquest parell de noietes, sents una petita buidor, un deixar anar. I deixar anar a vegades es fa dur. Però al cap i a la fi, és el que toca aprendre, el deseiximent, ja que el que al final queda no és el material, sinó tot el que es viu i s’experimenta. El lligam, és el que produeix patiment i és el que experimento cada cop que toca acomiadar-se d’algú que m’ha tocat l’ànima. Aquests moments no es decideixen, simplement sorgeixen. Connexions que la vida ens posa per poder avançar. Cada un ha de fer el seu treball i cada un viurà l’experiència de maneres diferents. Jo, la visc així. El deseiximent, el gran treball de la vida.

El diumenge 12 de Març, vam llogar unes motos amb en Johannes i vam anar a l’aventura: Anegundi, el Temple de Hanuman… El dilluns 13 de Març es celebrava el Holli i jo celebrava el meu aniversari.

Així que el dia 13 em vaig llevar d’hora i vaig fer la meva self practice de ioga. Ens vam vestir, vam agafar els colors i vam sortir a gaudir de l’alegria, dels colors i la festa que des de les set del matí estava en marxa. D’una punta del carrer fins a l’altre, vam tardar unes dues hores. I quines dues hores tant fantàstiques! Colors, colors i més colors. L’ambient era increïble. Somriures, amabilitat, colors i més somriures, tot al ritme dels tambors. La gent tirava colors i ens els posava a la cara al so de:” Happy Holli! Happy Holli!”, i nosaltres també a la resta de gent! Una manera fantàstica de celebrar les meves 27 primaveres.

Els colors pintaven una atmosfera de felicitat i alegria, on les preocupacions, les pors, les inseguretats no hi tenien lloc. L’energia que es respirava és d’unitat. La unitat de gent de tot el món ballant, cantant i tirant alegria de colors al cel. El món es va aturar en aquell carrer i per un instant, el temps va deixar de ser marcat per les broques que avancen imparables i destructores. La felicitat anava d’un costat a l’altre.

Després d’un matí frenèticament feliç i boig, ens vam anar a dutxar i a buscar un lloc per dinar. Mentre em dutxava vaig trobar a faltar el pastís que cada any em preparen els meus pares. És cert que vaig tenir un matí fantàstic, un matí “non stop“, un matí que no oblidaré mai, però quan vaig parar, vaig recordar la meva família, les meves amigues i la nostàlgia es va apoderar de mi un instant. Vaig tenir moltíssimes ganes de celebrar-ho també amb ells. I si… en aquell moment em vaig enyorar. Però quan vaig obrir el wifi i vaig veure que havien pensat en mi, vaig sentir una abrasada, fins i tot estant a milers de quilòmetres de distància. Gràcies, gràcies i gràcies.

Al vespre en Johannes va marxar i em vaig quedar sola. Un altre comiat i l’inici de la següent aventura.


 

Como es normal en la India, llegamos a Hampi con dos horas de retraso. Prácticamente no había descansado, ya que el bus se había movido muchísimo durante la noche y cada dos por tres tenía la sensación de caerme de la cama. Viajábamos con un sleeper bus, un bus con camas. Tal cual. Camas tipo literas donde se puede escoger entre upper bed, lower bed, individual o shared y donde cada cama tiene unas cortinillas para poder disfrutar de un poco más de privacidad. Eso sí, no inhiben el sonido y se puede oír absolutamente todo.

Hacia las dos de la madrugada, me abrieron mi cortinilla y me gritaron algo que no entendí. Medio dormida, asustada y desorientada, me asomé y Erika me miró y me dijo: “I think he said toilet“. Efectivamente era la parada para ir al baño. Bajamos y vimos que el autobús había parado en medio de la carretera donde había un restaurante de esos de película de terror. Había una indicación pequeña que ponía “toilet”, por si los turistas más despistados no sentían el hedor que salía de detrás del local. El lavabo era indian style: un agujero en el suelo, un cubo de agua y muy, muy mal olor. Pero necesitaba ir al baño, así que me subí los pantalones hasta la rodilla para que el borde no me tocas el suelo y me dispuse a intentar no caer de culo en el agujero. ¡Fue todo un éxito! Volvimos al autobús y caminando, a oscuras, por el sendero del lavabo, de repente, la Minna gritó “ohh shit, ¡shiiiit!”, haciendo un salto hacia atrás y cogiéndonos a Erika i a mí por el brazo. Había visto algo y pensé que era una cobra por la reacción que había tenido. Total que me puse yo también a saltar… Pero resultó ser una rata enorme y con una cola exageradamente larga. Así que después de haber pensado que era una cobra … la rata no me pareció tanto escalofriante…

“Hampi! Hampi!”. Me despertó una voz estridente y con un acento estrafalario y de nuevo con un susto, cuando me volvió a abrir, de repente, las cortinas de par en par y sin “llamar”. ¡Finalmente habíamos llegado! Cogimos las maletas y nos dispusimos a salir. Fue una sorpresa y un choque al mismo tiempo, encontrar fuera de la puerta y casi dentro del autocar bloqueando la salida, una ola de señores con mapas en las manos gritando: “Madamme, Madamme, rikshaw? Where to? Temple tour! Good price Madamme! “. Habría unos veinte hombres. Salir fue toda una prueba de paciencia y una carrera de obstáculos (no exagero). No me lo podía creer. Sí que es cierto que a la salida del aeropuerto de Goa el caos era intenso, pero aquí no nos dejaban ni salir del tapón que ellos mismos creaban. Fue un momento bastante estresante para las tres.

Una vez fuera, fuimos buscar una guest house y nos instalamos. Nos cambiamos de ropa y fuimos a desayunar. Pedí un chocolate croissant y un milk coffee. Es increíble la dimensión de los croissants en la India. Son como panes, pero en forma de croissant, eso sí, buenísimos. Con el estómago lleno, la dimensión que nos rodeaba tomó otro color y nos preparamos para ir a conocer la zona donde estábamos y buscar una guest house al otro lado del río para los próximos días.

Hampi está dividido por el río. El lado de los templos es desde donde se llega y es donde estaba el antiguo Bazar. Es un lado un poco caótico. El otro lado del río, por el contrario, el llamado Virupapur Gaddi, es donde hay más oferta y es más tranquilo. Normalmente cuando te preguntan dónde estás, dices: el lado de los templos o el lado hippy / western, que se podría decir que es la parte más occidental. En la parte de los templos es donde hay menos occidentales y más gente india, y donde las chicas, sobre todo occidentales y que no van tapadas (pantalón corto, tiritas, pecho descubierto …), generan más expectación. Lo mejor, por experiencia personal, es taparse un poco, sino a tu alrededor se genera una expectación y curiosidad que puede llegar ser molestas, ya que no sólo eres “blanca”, sino que además vas enseñando. Pero lo más importante, no es ir tapada para protegerte (que es relativo), sino por respeto a su cultura y sus tradiciones, lo que agradecen muchísimo, sobre todo las mujeres. Al otro lado del río, el ambiente es diferente y te puedes permitir, si hace mucho calor, ir con tiritas. Pero no cuesta nada taparse un poquito, con un pañuelo o con una Kurti, para tener un cierto respeto hacia una cultura que no es la tuya. Además, ¡te proteges del sol!

Viajando sola me he vestido siempre como las mujeres de la India, con la Kurti y pantalones largos. De hecho, sólo viajaba con mi ropa de yoga y con la intención de comprarme ropa allí. Ahora bien, en Hampi, por ejemplo, iba con una camiseta de tiras que me cubría el pecho y un pañuelo por encima, para cubrir los hombros, y pantalones largos. El pañuelo no me lo saqué en todo el día, salvo cuando estábamos solas. Pero, sinceramente vestir con su ropa, no sólo evita que te quemes y no pases tanto calor, sino que para ellos es un signo de respeto hacia su cultura y lo agradecen sinceramente. Además, son de todos colores y muy bonitas.

Después de caminar a pleno sol por los dos lados del río y conocer un poco más donde nos encontrábamos, buscamos un lugar para resguardarnos del calor y aprovechamos para comer. Un restaurante en una azotea y junto al río nos llamó la atención y subimos. Y escogimos muy bien el lugar, porque ha sido donde he comido el mejor Malay Kofta de la India. ¡Y he probado muchos a lo largo del viaje! Por la tarde visitamos el templo de Virupaksha, cenamos temprano y fuimos a descansar. Johannes nos había escrito que se unía con nosotras en Hampi. Llegaría por la mañana, así que quedamos reunirnos con él para ir a hacer yoga y buscar un lugar para los cuatro.

A las 6 de la mañana ya estábamos en marcha con las maletas de nuevo encima y en dirección al otro lado del río y por sorpresa nuestra y por casualidad ¡nos encontramos a Johannes cruzando el río! Como nuestro autobús había llegado con mucho retraso, pensábamos que el de él también llegaría tarde, pero resultó llegar a la hora. Así que cruzamos juntos y fuimos directamente a la clase de yoga.

La shala donde practicamos era fantástica. Con vistas a los arrozales y con la salida de sol despuntando ante nosotros mientras saludábamos al Sol. La clase fue de Hatha, muy suave y con mucha conciencia corporal, como a mí me gusta. La disfrutamos muchísimo y el profesor compartió algunos “tricks” con nosotros para avanzar en las asanas. Nos gustó tanto que al día siguiente volvimos.

El día fue muy productivo. Alquilamos un tuk-tuk que nos llevó a visitar todos los templos. Comenzamos por el Templo de Hemakuta, el Templo de Krishna, Lakshimi Narasmiha y el Shiva Lingam. Después fuimos a visitar el Templo de Hazarama, el Recinto de Zenana, los Baños de la Reina y el Mahanavami-diiba. Hicimos una parada para comer y para salir del Sol, ya que no habíamos parado, estábamos cansados, con hambre y un hartos de estar expuestos al Sol. Nuestro guía nos llevó a comer a un family restaurant, lleno de gente local (muy buena señal), donde comimos Thali, muy picante, por supuesto, pero muy bueno. Después de comer paseamos por el antiguo bazar, el Bazar Sule y nos encaminamos por el lado del río hacia el Templo de Vittala, donde está el Carro de Vishnú. Por la noche subimos al cerro de Matanga donde hay un templo y desde donde se ve la puesta de sol con Hampi descansando a sus pies. Un espectáculo mágico.

Fue un día muy intenso, caluroso, pero muy enriquecedor. Me encanta la historia y Hampi fue toda una aventura. Creo que Minna, Erika y Johannes acabaron un poco artos, ya que iba todo el rato con la información de los sitios en la mano.

Lakshmi, nuestro guía, nos había dicho que nos esperaría abajo el templo, pero cuando bajamos no estaba. Nos sorprendió que un chico nos estuviera esperando en nombre de él y nos comentó que el día siguiente ya le pagaríamos las 500 rupias acordadas a él cuando llevara a Erika y la Minna a Hospet, tal como habían quedado. ¡Que amable y atento! O eso pensábamos …

Cenamos todos juntos. Por la mañana cambiamos de guest house, otra vez, ya que donde estábamos no nos gustó nada. Por suerte encontramos un lugar libre en Sunny ‘s Guest House. El día 13 era el Holli y todos los lugares estaban reservados o llenos. ¡Que suerte! Me quedaba con en Johannes, así que compartimos habitación para ahorrar un poco. Desayunamos y nos despedimos de las chicas, que volvían hacia Goa.

Llegó el momento de pagar en Lakshmi y cuando le di las 500 rupias me dijo que no. Que eran 1500 rupias. ¿Qué? Le dije que no era lo que habíamos acordado y nos dijo que 500 rupias era muy poco, que había estado todo el día con nosotros, bla, bla, bla. No tuve ningún problema en hacerlo callar y decirle que era un mentiroso. Dijo que no quería nada y que era igual, que los occidentales sólo mirábamos el dinero y se dispuso a marcharse. Me ofendí muchísimo. Le detuve y le dije que primero, era un mentiroso, que sabía que lo que decía no era lo que habíamos acordado. También que yo tenía la conciencia muy tranquila y le daba las 1.500 rupias, no porque creías que fuera justo o para demostrarle algo, sino para que hiciera lo que quisiera con ellas. Además, lo que decía de nosotras no era cierto. Al final por el mismo precio también llevó la Minna y Erika en Hospet. Es cierto que 500 rupias es poco dinero, pero un trato es un trato y cuando has pactado un precio, ese es el precio. Consejo: por más amables que sean,  acuerda bien el precio y paga cuando ya casi estés, así evitas estos tipos de “malentendidos”.

Me despedí de la Minna y Erika, después del momento de tensión con el guía y me fui a reunirme con en Johannes al otro lado del río. Mientras cruzaba, las lágrimas hicieron acto de presencia. Las despedidas no me gustan y menos cuando en tan poco tiempo creas vínculos tanto grandes, que parece que os conozcáis de toda la vida, como con este par de muchachitas, sintiendo un pequeño vacío, un soltar. Y soltar a veces se hace duro. Pero, al fin y al cabo, es lo que toca aprender, el desapego, ya que lo que al final queda no es lo material, sino todo lo que se vive y se experimenta. El lazo, es lo que produce sufrimiento y es lo que experimento cada vez que toca despedirse de alguien que me ha tocado el alma. Estos momentos no se deciden, simplemente surgen. Conexiones que la vida nos pone para poder avanzar. Cada uno debe hacer su trabajo y cada uno vivirá la experiencia de maneras diferentes. Yo, la vivo así. El desapego, el gran trabajo de la vida.

El domingo 12 de marzo, alquilamos unas motos con en Johannes y fuimos a la aventura: visitamos Anegundi, el Templo de Hanuman y el lago. Que aventura conducir por la India. ¡Una locura!  El lunes 13 de marzo se celebraba el Holli y yo celebraba mi cumpleaños.

Así que el día 13 me levanté temprano e hice mi self practice de yoga. Nos vestimos, tomamos los colores y salimos a disfrutar de la fiesta que desde las siete de la mañana estaba en marcha. De una punta de la calle hasta la otra, tardamos unas dos horas. ¡Y qué dos horas tanto fantásticas! Colores, colores y más colores. El ambiente era increíble. Sonrisas, amabilidad colores y más sonrisas, todo al ritmo de los tambores. La gente tiraba colores y nos los ponía en la cara al son de: “Happy Holli! Happy Holli!”, ¡y nosotros también al resto! Una manera fantástica de celebrar mis 27 primaveras.

Los colores pintaban una atmósfera de felicidad y alegría, donde las preocupaciones, los miedos, las inseguridades no tenían lugar. La unidad de gente de todo el mundo bailando, cantando y tirando alegría de colores en el cielo. El mundo se detuvo en esa calle y por un instante, el tiempo dejó de ser marcado por las brocas que avanzan imparables y destructoras. La felicidad iba de un lado al otro.

Después de una mañana frenéticamente feliz y loca, nos fuimos a duchar y buscar un lugar para comer. Mientras me duchaba recordé el pastel que cada año me preparan mis padres. Es cierto que tuve una mañana fantástico, una mañana “non stop“, una mañana que no olvidaré nunca, pero cuando paré, recordé mi familia, mis amigas y la nostalgia se apoderó de mí un instante. Tuve muchísimas ganas de celebrarlo también con ellos. Y si… en ese momento me añoré. Pero cuando abrí el wifi y vi que habían pensado en mí, sentí un abrazo, incluso estando a miles de kilómetros de distancia. Gracias, gracias y gracias.

Por la noche en Johannes se fue y me quedé sola. Pero nos volveríamos a ver en Mysore en unas semanas. Otra despedida y el inicio de la siguiente aventura.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s