See you soon Kranti

[CAT]

Finalment havia arribat l’últim dia al Kranti i el primer dia d’aventura per l’Índia. A les 8 del vespre agafava un bus cap a Hampo amb la Minna i l’Erika, dues noies increïbles, senzilles i maquíssimes, que s’apuntaven un parell de dies abans d’emprendre les seves pròpies aventures.

L’última setmana va ser molt intensa. Als matins teníem la pràctica d’ashtanga i a les tardes dues hores d’ashtanga vinyasa on es feien els “assessments”. L’últim dia, abans de dinar es van fer els últims exàmens i després el tancament amb l’entrega de diplomes, on els Hare Krishnas ens van convidar al ritual del foc i als Kirtans. Seguidament en Kranti, els professors i els assistents, ens varen fer entrega dels diplomes.
Flors, fotos, somriures, mirades, llàgrimes i moltes emocions. Ja havíem acabat! El mes s’havia volatilitzat, no vaig adonar-me’n de com ràpid havia passat tot.
Després de matins de pràctica on el cos no pot més, els músculs fan mal i les articulacions sembla que no estan fines, veus que el cos es comença a enfortir i modelar amb tu, i cada dia és tot un descobriment. I, en un instant, t’adones que has pogut i que s’ha acabat. Que toca volar sola. Aquest sentiment em va abraçar, emocionant-me de felicitat i plenitud vaig observar asseguda, com tots rebien el seu diploma.

Per sorpresa, quan en Kranti va haver entregat tots els diplomes, ens va convidar a anar a banyar-nos a alta mar. Havia llogat quatre barques per navegar pel mar aràbic, entre Patnem i Palolem. I la majoria, emocionats, ens vam posar els banyadors i vam anar cap a la platja

Amb la Minna i l’Erika no teníem clar si anar-hi o no, ja que havíem d’anar a buscar el bus a les 8 de la tarda i teníem el temps molt just, però finalment ens vam arriscar i vam pujar a la barca. En vint minuts érem a mar obert.

Qui em coneix sap que tinc un respecte profund al mar i normalment no vaig més enllà d’on els meus peus poden tocar. Però aquest cop em vaig enfortir i just abans de saltar podia sentir l’adrenalina córrer per tot el meu cos. Ni m’ho vaig pensar, vaig dubtar un moment i vaig dir vinga va! Vaig saltar. Quina sensació. De sobte em vaig sentir empassada per una onada gegantina i fosca. Quan vaig saltar, vaig fer-ho de cap i devia anar força al fons, ja que la pujada em va semblar eterna… No veure què hi ha sota els meus peus em fa pànic, així que vaig tornar volant cap a la barca. Però la sensació… Va ser indescriptible!

Quan vam tornar, tocava una dutxa ràpida, sopar i acomiadar-nos de tothom.
I, és que dir adéu no està fet per a mi i quan toca el moment d’acomiadar-se i dir “fins aviat”, dins meu l’emoció sorgeix com una onada imparable. Així que, com no teníem massa temps va ser un comiat perfecte. Ràpid i sense pensar gaire.

Tots els companys, que durant aquelles tres setmanes, van compartir amb mi matins, suors, dubtes, dolors, riures, mirades… A tots ells i també als professors, els guardo al més profund del meu cor. D’ells he après moltíssim (no s’ho poden ni imaginar!). I és que cada un d’ells, m’ha ensenyat quelcom diferent i únic, i per això, els hi agraeixo eternament que m’hagin permès formar part del seu dia a dia, al llarg d’aquestes tres setmanes.

El bus va arribar una hora tard. Una hora que va servir per comprar dolços indis, aigua i per reflexionar dolçament el que havíem viscut durant aquelles setmanes.

Havíem comprat els bitllets per un “sleeper bus” i no teníem ni idea de com seria. Ens havien dit que eren llits, però sincerament, no em podia imaginar un bus amb llits. Doncs tal qual. Llits tipus lliteres individuals amb cortines, per a tenir una mica d’intimitat. Un cop instal·lades, cada una al seu llit, el bus es va començar a moure i amb ell totes les emocions van començar a sortir. Veient el paisatge fosc d’una Índia que desconeixia, cada instant viscut durant aquelles setmanes, sorgia com si fes minuts que haguessin passat. Cada sensació, cada moment, cada mirada i ara, mentre escric, tornen a sorgir com si haguessin passat fa només unes hores.

Al cap i a la fi les persones que trobem al llarg del camí i que ens acompanyen, a vegades inesperadament, en les nostres aventures i peripècies personals, són les que fan del camí, una experiència extraordinària i única.


[ESP]

Finalmente había llegado el último día de la formación y el primer día de una nueva aventura por la India. A las 8 de la tarde cogía un bus hacia Hampi con la Minna y Erika, dos chicas increíbles, sencillas y guapísimas, que se apuntaban un par de días antes de emprender sus propias aventuras.

La última semana fue muy intensa. Por las mañanas teníamos la práctica de Ashtanga Mysore style y por las tardes dos horas de Ashtanga Vinyasa donde se hacían los “assessments“. El último día, antes de comer, hicimos los últimos exámenes y por la tarde el cierre del curso y la entrega de diplomas. Después de la ceremonia de clausura con los Hare Krishnas, Kranti, junto con los profesores, nos hico entrega de los diplomas.

Flores, fotos, sonrisas, miradas, lágrimas y muchas emociones. ¡Ya habíamos terminado! El mes me había pasado muy rápido, demasiado.

Tras esas semanas dónde después de las mañanas de práctica sientes que el cuerpo no puede más, que los músculos duelen y las articulaciones parece que no están finas, ves que el cuerpo se empieza a fortalecer y modelar contigo, y cada día es todo un descubrimiento y, en un instante, te das cuenta que has podido y que ha acabado. Que toca volar sola. Este sentimiento me abrazó en ese instante mientras observaba, sentada, como todos recibían sus diplomas.

Fue una sorpresa, cuando en Kranti nos invitó a ir a bañarnos en alta mar. Había alquilado cuatro barcas para navegar por el Mar Arábigo, entre Patnem y Palolem. La mayoría, emocionados, nos pusimos los trajes de baño y fuimos hacia la playa.

Con la Minna y Erika no teníamos claro si ir o no, ya que teníamos que ir a la estación de autobús hacia las 8 de la tarde y teníamos el tiempo muy justo, pero finalmente nos arriesgamos y subimos a la barca. En veinte minutos estábamos en alta mar.

Quien me conoce sabe que tengo un profundo respeto al mar y normalmente no voy más allá de donde mis pies pueden tocar. Pero esta vez me armé de valor y salté. En ese momento, justo antes de saltar, donde todo parece que se para, pude sentir el chute de adrenalina correr por todo mi cuerpo. ¡Ni me lo pensé, dudé un momento y dije venga va! Y salté. Qué sensación… De repente me sentí tragada por una ola gigantesca y oscura. Cuando salté, lo hice de cabeza y debía ir bastante al fondo, porque la subida me pareció eterna… No ver qué hay bajo mis pies me da pánico, así que volví “volando” hacia la barca. Pero la sensación… ¡Fue indescriptible!

Cuando regresamos, tocaba una ducha rápida, cena y despedirnos de todos.

Decir adiós no está hecho para mí y cuando toca el momento de despedirse y decir “hasta pronto”, dentro de mí la emoción surge como una ola imparable. Así que, como no teníamos demasiado tiempo fue una despedida perfecta. Rápida y sin pensar demasiado.

Todos los compañeros que durante aquellas tres semanas, habían compartido conmigo mañanas, sudores, dudas, dolores, risas, miradas… A todos ellos y también a los profesores, los guardo en lo más profundo de mi corazón. De ellos he aprendido muchísimo (¡no se lo pueden ni imaginar!). Y es que cada uno de ellos, me ha enseñado algo diferente y único, y por eso, les agradezco eternamente que me hayan permitido formar parte de su día a día, a lo largo de estas tres semanas.

Fuimos casi corriendo a buscar el bus, que finalmente llegó una hora tarde. Una hora que sirvió para comprar dulces, agua, para reflexionar y compartir lo que habíamos vivido durante aquellas semanas.

Habíamos comprado los billetes para un “sleeper bus” y no teníamos ni idea de cómo sería. Nos habían dicho que eran camas, pero sinceramente, no me podía imaginar un bus con camas. Pues tal cual. Camas tipo literas individuales con cortinas, para tener un poco de intimidad. Una vez instaladas, cada una en su cama, el bus se empezó a mover y con él todas las emociones comenzaron a salir. Viendo el paisaje oscuro de una India que desconocía, cada instante vivido durante aquellas semanas, surgía como si hiciera minutos que hubieran pasado. Cada sensación, cada momento, cada mirada y ahora, mientras escribo, vuelven a surgir como si hubieran pasado hace sólo unas horas.

Al fin y al cabo, las personas que encontramos a lo largo del camino y que nos acompañan, a veces inesperadamente, son las que hacen del camino, una experiencia extraordinaria, única e inolvidable.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s